Sandra Selva Photography

HOME IS WHEREVER WE GO

Escribo finalmente estas ideas que rondaron mi mente hace algunos años ya, he logrado conectar varios puntos desde una cuarentena obligatoria en mi ciudad natal donde estaba de paseo y controles medicos... 

Deseo compartirles una historia en la que espero, puedan colaborar desde sus corazones y algo más...

Una de las cosas que me llamó mucho la atención a lo largo de los años que viajé visitando, conociendo y colaborando con proyectos humanitarios/sociales y culturales, es que: casi el 100% de las veces observé que las organizaciones no gubernamentales, los westerns, con proyectos exógenos, (con los que colaboré trabajando desde la creación visual a través de la fotografía y la producción de videos),  traen acompañado un fuerte impacto, pero también un fuerte matiz colonizador* en su aspecto visual, y también en el imaginario de los sujetos, y en la estética aplicada. 

Las  currículas de clases,  la formación visual de los edificios que construyen en las áreas que abordan con el objetivo de formar parte y brindar ayuda, muchas veces se abordan generando un impacto contradictorio en sus bases fundamentales. Observé en gran parte, que en las escuelas que visité no se respetan las técnicas de construcción milenarias que ciertas tribus, comunidades y/o pueblos guardan desde hace siglos, sino que además, se invade culturalmente importando un estereotipo de "progreso" externo, donde ni los materiales ni las técnicas de construcción respetan la identidad de las comunidades que se intervienen. 

Por supuesto, todo intento de ayudar a los que creemos más necesitados, es siempre una buena razón para poner manos a la obra, pero… ¿qué sucede cuando, en el afán de ver nuestro esfuerzo plasmado, nos acercamos más a generar un impacto negativo, y hasta contraproducente? 

Por eso, luego de pensar muchas veces antes de expresar aquí estas inquietudes que podrían herir alguna que otras susceptibilidades, quiero dejar en claro que primero me tuve que deconstruir a mí misma, y esta crítica comenzó por una autocrítica, que en un punto también puede servirte a vos que me estás leyendo. 

Así, sin más, me propuse conectar los puntos e iniciar este proyecto que anda dando vueltas en mi mente hace un largo tiempo. 

Llevo dede 2013 viajando a diferentes puntos remotos del mundo para conectar con ciertas comunidades y poner en practica la teoría aprendida en mis años de Universidad. 

En 2017 viajé dos veces al África, a visitar escuelas donde la sonrisa de los niños me convenció de que cualquier cosa que haga en su beneficio, crearía el mejor de todos los karmas que yo podría merecer en esta vida. En mi segundo viaje conocí a Eduardo y Camila en Tanzania, dos amigos colombianos con quienes me encuentro trabajando en esta idea ambiciosa, pero que nace de nuestras necesidades básicas de aplicar años de estudio y viajes. 

En 2018 conocí el Instituto Calearth de California. La misión de este proyecto es la investigación, desarrollo y educación en Superadobe, una forma segura y accesible de arquitectura de la tierra que proporciona espacios de vida sostenibles desde el punto de vista ambiental y financiero. 

En la universidad, cuando estudiábamos con mi hermano Juan Pablo Alba, abordamos las teorías del antropólogo americano Cleefort Geertz, en donde la Etnografía, se vuelve la técnica base fundamental a través de la cual abordar comunidades nativas con las que no se tuvieron contacto previo. 

 Estas teorías no solamente marcaron mi trabajo de tesis y vida universitaria, sino también lo hicieron con el resto de mi vida, viajes y los más de 35 países que recorrí desde entonces. Para mí, nunca más visitar una comunidad alejada fue una simple visita, sino un encuentro mágico en el que dejé un pedazo de mi alma.

Hoy quiero unir esos puntos

Universidad (etnografía)

Escuelas del Africa y comunidades del mundo 

CalEarth Institute / sustainable living

experiencia de vida/profesion/viajes/amistad


The first project we want to start with is this foster school in the remote village of Terrat in Tanzania, where the government shout down the school as they consider by law that it needs to have two more classrooms to complete the national requirement of educational buildings.  

This place is vital to them, children there have the chance  for the first time in their history to learn english, and to read and write in this language, which allow them to protect their land and interest as family communities living together.

El objetivo

Nuestro objetivo es ayudar a empoderar la comunidad desde un aspecto arquitectónico y así generar un espacios físicos habitables y que funcionen como refugios para mantener a la comunidad unida.

En países como en Tanzania, Nepal, Brazil, la selva Argentina, el Caribe y America Central, entre tantos otros lugares del mundo, las épocas de lluvias pueden ser devastadoras como así también los huracanes y terremotos. No solamente las condiciones climáticas son adversas sino que también los recursos económicos y materiales de construcción.  Esta opción viene a ser muy conveniente porque en última instancia lo que se busca es generar un empoderamiento sustentable.

Enseñar la técnica de construcción que el Instituto CalEarth de California propone a miembros de la comunidad y en este sentido, el único insumo que se necesitaría incorporar son las bolsas de carga (fabricas por dicho instituto de precios muy accesibles) y no así, todos los materiales externos que conlleva una construcción tradicional como: cemento, cal, arena, chapas de zinc, y tantos otros materiales no solamente difíciles de conseguir en pueblos mas remotos sino también de acceder económicamente por sus valores en el mercado de estos países. A esto se le agrega el traslado de dichos insumos al area de trabajo cuando por otra parte, nuestro planteo propone tomar todos los recursos que ya existen naturalmente en el ambiente, tierra, piedras, agua de la fuente mas cercana, mano de obra local, con un gasto mínimo enfocado en agua para consumo de los trabajadores, pico, pala, carretilla, guantes y alambres de púa.

Con la presencia en el terreno de una persona que dirija la obra mas las manos de los habitantes de la comunidad conseguiríamos construir las dos aulas que faltan para que el Hogar-escuela sea reabierto. 

He realizado la primera parte de este workshop en el desierto de California para convertirme en directora de proyectos arquitectónicos sustentables antes de venir a visitar a mi familia en Sudamerica. En marzo de este año yo volvería a Los Angeles y viajaría nuevamente al desierto para terminar la segunda parte del workshop pero como seguramente a ti también te habrá pasado en algún sentido, Covid-19 nos jodió varios planes. 

No importa, aquí me reconstruyo y espero contar con tu ayuda para que cuando termine con el workshop pueda comenzar a unir los puntos en el terreno que me faltan para llevar a cabo esta y muchas otras construcciones que ya tenemos en planes.

Para ello estamos invitando a todos aquellos que quieran colaborar económicamente en la realización de este proyecto que no es nuestro sueño, sino de todo aquel que quiera tener su propio hogar. 

Edu, a maasai mama, Cami y yo. Monduli, Tanzania.

Using Format